Poesía sobre la desaparición del Horno Alto

Las cosas grandes perduran
en la mente y en la historia.
Las buenas, cien años duran
y otros más en la memoria.

Como un gigante abatido
en sangrienta cacería,
han sonado los soplidos
del Dos A en su agonía.

No meterá ya más ruido,
se acabo el contaminar.
Ya el horno se nos ha ido
y con él, hasta el cantar.

¡Que ganas tengo compadre
de que la paren entera!
Han dicho muchos cobardes
y las gentes sin sesera.

Ya habrán quedado tranquilos,
ya colgaran bien la ropa.
Ya se rompieron los hilos
que nos hacían ser Europa.

Cuando los jóvenes crezcan
y vean verdes los jardines,
con geranios y jazmines,
les diremos el cantar.
¡Y aquí!, sobre este solar
hubo un horno con solera,
que tuvo entierro de Zar
y dio vida a Euskadi entera.

Miguel Moreno Martín
5-7-1996

Localidad: Sestao ,  Euskadi
PROYECTO: Margen izquierda
TEMAS

Comentarios 2


Miguel 17-11-2015 12:30

Gracias por ponerla. Para mi es preciosa y tiene mucho sentimiento.un saludo.

admin 03-05-2016 09:54

Muchas gracias Miguel por compartir con nosotras tu poesía. Para el proyecto son grandes aportaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *